Un retrato de la Iglesia norteamericana que encontrará el Papa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

¿Qué se va a encontrar Benedicto XVI cuando el próximo 15 de abril aterrice en la capital de los Estados Unidos? Esta es la pregunta que se ha hecho el Pew Research Center for the People & the Press y que trata de responder con un informe basado en encuestas, del que resaltamos algunos aspectos.

El Papa viaja a un país de mayoría protestante (51,3%) en el que cerca de un cuarto de su población se declara católica (23,9%). Visita una nación que experimenta desde hace años un crecimiento importante de los cambios de afiliación religiosa de los fieles de las diversas creencias. Sin embargo, la Iglesia católica “mantiene sus números” y permanece en torno al 25% desde hace treinta años, debido a la llegada de inmigrantes católicos procedentes principalmente de América Latina: cerca del 46% de los inmigrantes norteamericanos se declaran católicos.

El informe destaca también que “la Iglesia católica sigue atrayendo un buen número de conversos” y sostiene que el 2,6% de los norteamericanos adultos ha pasado al catolicismo después de haber practicado otra religión o de no haber practicado ninguna.

La influencia latina

Teniendo en cuenta que, según las estadísticas, la presencia latina en Estados Unidos pasará del 14% en 2005 (42 millones) al 29% en 2050, es claro que la evolución del catolicismo norteamericano estará muy ligada a la inmigración. Más aún si se tiene en cuenta que los inmigrantes engrosan principalmente los sectores más jóvenes de la Iglesia norteamericana: hoy en día son latinos cerca de la mitad de los católicos estadounidenses menores de 40 años.

Estos cambios están desplazando los centros geográficos de la Iglesia norteamericana. Históricamente tenía su núcleo en el noreste y todavía hoy se sitúa allí un tercio de los católicos de los Estados Unidos, pero cada vez el sur adquiere mayor fuerza. En las ciudades que visitará el Papa, la mayoría de los católicos siguen saliendo de entre los nacidos en Estados Unidos: en Washington D.C. el 63% de los católicos son nativos (un 23% latinos) y en la ciudad de Nueva York el 61% son nativos (el 34% latinos).

Los diferentes niveles de educación es otro importante reflejo de la composición de los católicos norteamericanos. Mientras que entre los católicos nativos más de nueve de cada diez han terminado los estudios de secundaria (94%), la proporción baja a seis de cada diez católicos latinos (42%). Y desde el punto de vista económico las diferencias también son notables: mientras más de la mitad de los católicos hispanos tiene rentas por debajo de los 30.000 dólares por año, solo el 20% de los católicos nativos de Estados Unidos se encuentra en ese nivel de ingresos.

Semejante paisaje demográfico puede ser completado con las estadísticas de práctica religiosa. El porcentaje de católicos que van a la iglesia regularmente es del 41%, sin que haya en esto diferencias significativas entre los dos grupos que se vienen analizando. Sí que hay una diferencia algo mayor cuando se pregunta sobre la importancia que se concede a la religión: el 68% de los latinos la considera muy relevante en sus vidas, mientras que el porcentaje baja al preguntar a los nativos (54%).

El informe añade también que las mujeres conceden más importancia a la religión (67%) que los hombres (47%). En cuanto a la práctica de la oración, el 56% de los católicos afirma que reza diariamente: se reza más en el sur y las mujeres practican más la oración diaria.

Uno de los efectos de esta nueva composición de la Iglesia norteamericana es el auge de las tendencias carismáticas. Los hispanos se muestran más favorables a las manifestaciones externas en las celebraciones litúrgicas (cantos, aplausos, tomarse las manos en algunas oraciones, etc.) y ponen un especial énfasis en las intervenciones divinas en la vida corriente, en las revelaciones directas, y en la importancia de los exorcismos.

Doctrina oficial y opiniones

En cuanto a los grandes temas de la política social y familiar, el estudio del Pew Research Center, analiza las opiniones de los católicos norteamericanos ante cuestiones controvertidas como el aborto, las parejas homosexuales, la pena de muerte, etc.

Pese a la clara oposición de la Iglesia al aborto, llama la atención que una exigua mayoría de los católicos (51%) piensa que el aborto debería ser legal, mientras que el 44% se opone al aborto en todos los casos. Aporta interesantes pistas el dato de que entre los católicos nativos que frecuentan la iglesia, el 60% se opone al aborto en todos los casos (la cifra para los hispanos es del 53%).

La discrepancia entere la doctrina de la Iglesia y la opinión de muchos fieles se manifiesta también en la pena de muerte. La Iglesia milita activamente contra ella; pero en una encuesta realizada en agosto de 2007, seis de cada diez católicos expresaron su apoyo a la pena de muerte, mientras que solo un 35% se oponían a ella. El porcentaje en este caso no varía mucho entre practicantes y no practicantes, pero se reduce a un 47% el porcentaje de hispanos que apoyan la pena capital.

El rechazo del llamado matrimonio gay es más unánime entre los blancos católicos que asisten a la iglesia al menos una vez por semana (59%) que entre los que asisten con menor frecuencia (42%). Y entre los hispanos, se oponen a él una ligera mayoría (52%), si bien un buen número manifiesta no tener una clara opinión al respecto (16%).

En los demás asuntos del debate político, las posturas de los católicos no se diferencian casi nada de la del resto de la población. Tan solo es destacable una actitud más positiva que la media hacia la inmigración, pues es mayoritario el número de quienes opinan que los inmigrantes fortalecen la sociedad americana. Existe asimismo una cierta unanimidad (70%) en pedir al gobierno que garantice un seguro de salud para todos los ciudadanos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares