Musulmanes en Estados Unidos después del 11-S

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 3m. 24s.

¿Cómo se mira a los musulmanes nacidos en Estados Unidos? ¿Cómo son realmente? A punto de cumplirse el décimo aniversario del 11-S, comparamos dos encuestas recientes sobre este grupo de población. Muchos se declaran patriotas; son optimistas frente al futuro; pero creen que sufren más discriminación que otras confesiones religiosas.

Poco se sabe todavía sobre los musulmanes nacidos en Estados Unidos. El Pew Research Center estima que deben rondar los 2,75 millones; o sea, casi un 1% de la población estadounidense.

Nacidos de padres musulmanes afincados en Estados Unidos, son considerablemente jóvenes. Desean integrarse con sus conciudadanos, pero sin abandonar su identidad cultural y religiosa.

En general, estos musulmanes tienen una posición social y económica holgada. Están a gusto en su país. “Integrados y felices”, dice de ellos a Associated Press Ibrahim Hooper, portavoz del Council on American-Islamic Relations, un grupo de derechos civiles de musulmanes.

Ahora bien: esto no significa que la política anti-terrorista que provocó el 11-S no les haya afectado. Según una encuesta del Pew, el 52% de los musulmanes estadounidenses cree que están señalados por el gobierno como un grupo al que conviene vigilar. Y un 43% declararon haber sido hostigados por la policía en el último año.

Entre las formas de hostilidad sufridas (bien por la policía o por ciudadanos corrientes), el 28% dijo que fue tratado o mirado con recelo; el 22% fue motejado de modo ofensivo; a cerca de un 21% se le paró en el aeropuerto por ser musulmán, mientras que a un 13% también alguna otra autoridad le hizo alguna advertencia. Casi un 6% declaró haber sido amenazado físicamente o atacado.

Otro dato interesante es que casi la mitad de los musulmanes norteamericanos encuestados dicen que los líderes musulmanes en Estados Unidos deberían condenar con más contundencia el extremismo islámico, frente a un tercio de los que creen que ya han hecho bastante.

Rechazo a la violencia

A principios de agosto, la empresa de sondeos Gallup publicó un informe para conocer mejor a los musulmanes estadounidenses, de un lado; y para tomar el pulso a su compromiso cívico y religioso, de otro.

Sus conclusiones se han elaborado a partir de dos encuestas telefónicas realizadas a 2.482 adultos; 475 de ellos se declararon musulmanes. El número de entrevistados de los otros grupos se eligió buscando una representación parecida a la población religiosa del país, aunque también incluía a ateos y agnósticos.

El informe destaca, como primera conclusión, que la mayoría de los musulmanes de Estados Unidos condena los métodos violentos. En concreto, el 78% afirma que los ataques militares contra civiles nunca están justificados, frente al 21% que cree que a veces sí lo están.

El rechazo a la violencia es más contundente en el caso de las agresiones terroristas. Aquí, el porcentaje de los que la rechazan en todos los casos asciende al 89%.

¿En qué confían los musulmanes USA?

Según la encuesta Gallup, los musulmanes de nacionalidad estadounidense son el grupo religioso que más confían en la imparcialidad del sistema electoral. Para los autores del informe, esto puede deberse al alto grado de confianza que tienen en el presidente Obama. Recordemos que fue Obama quien, al principio de su mandato, se comprometió a reparar las relaciones con el mundo musulmán.

Quizá el aspecto más sorprendente del informe es el patriotismo de los musulmanes estadounidenses. Dos tercios de ellos declaran tener una identificación fuerte con Estados Unidos; un porcentaje muy similar al que afirma lo mismo de su religión.

Pero desde los atentados del 11-S, algunas cosas made in USA también han perdido puntos ante los ojos de los musulmanes norteamericanos. Por ejemplo, el F.B.I. Y se ha también extendido la desconfianza hacia la política exterior de Estados Unidos. De todos los grupos religiosos, es el que con más frecuencia califica de “errores” a las guerras de Irak y de Afganistán.