La Iglesia de la estepa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 4m. 21s.

Madre y Maestra (Madrid, noviembre 1994) publica un informe sobre la situación de la Iglesia en Kazajstán, república ex soviética del Asia central donde vive una minoría importante de católicos.

Johannes Börsch, sacerdote de la diócesis de Colonia, es desde 1992 el vicario general de la Administración Apostólica de Kazajstán, cuyo obispo es, desde la instauración de la diócesis en 1991, Jan Lenga. Börsch trae de Alemania su experiencia administrativa y organizativa, su amor hacia los cristianos de las lejanas zonas esteparias de más allá del Ural, y la lengua alemana, hablada por muchos católicos, descendientes de colonos alemanes del Volga.

Los católicos de esta enorme diócesis constituyen -si bien involuntariamente- una “sociedad multicultural”: ahí conviven además polacos, rusos, ucranianos y lituanos. Los rusos también se incorporan a la Iglesia católica: es, por ejemplo, el caso de los hijos de matrimonios mixtos. Algunos jóvenes buscan un hogar espiritual y social en las parroquias católicas. Todos ellos viven en una zona, que, hasta hace poco estaba dominada por la política ruso-soviética y cuya mayoría regional se compone de kazajos, tayikos, uzbekos, kirguizos y otros pueblos, desatendidos durante mucho tiempo.

Desgraciadamente, las autoridades de algunos Estados centroasiáticos aprovechan esta situación para avivar o crear tensiones, ya que hay fuerzas políticas que desearían que abandonaran el país el mayor número de personas de nacionalidad rusa o alemana. Esto no ocurre con frecuencia en Kazajstán, donde la convivencia es bastante armónica. Dos tercios de los sacerdotes de la zona de la Administración son polacos. Las misas se celebran en ruso, alemán, polaco y ucraniano. La presencia de extranjeros en el culto subraya la universalidad de la Iglesia católica en estos territorios. Por ello también son bienvenidos los sacerdotes eslovacos y rumanos que desean desempeñar allí su actividad.

(…) Las parroquias católicas de la Administración de Karaganda se concentran en tres zonas. La primera abarca las ciudades de Karaganda, Akmola (Celinogrado), Kokchetav y Petropavlovsk, y se extiende a lo largo de un tramo ferroviario de unos 600 kilómetros de longitud que va de norte a sur. Otra zona se extiende, en el norte de Kazajstán, de este (Pavlodar) a oeste (Kustanaj). La tercera zona se encuentra en el sur y abarca tres capitales: Tashkent (Uzbekistán), Frunze (Kirguizistán) y Almá Atá (Kazajstán). La Administración, de enormes dimensiones, cuenta con medio millón de católicos, y el número de sacerdotes asciende a más de treinta. De todas las parroquias, la más importante es Karaganda: en el emplazamiento de la Ad-ministración Apostólica hay unas mil personas que acuden a la misa del domingo.

(…) Se han impreso 710 misales en lengua rusa para el rito latino. Se han hecho -y aún quedan por hacer más- adquisiciones de equipos como aparatos de fax, máquinas de escribir, fotocopiadoras y similares. Los sacerdotes también necesitan vehículos.

Además se necesitan pequeñas iglesias en los lugares que cuentan con una parroquia. Ya se han construido o reformado numerosas capillas. Otras obras están en marcha, como en Akmola (…). También en Tashkent se está reformando la cripta de una iglesia en ruinas para convertirla en una capilla. En Karaganda, donde desde hace muchos años se dispone de una pequeña iglesia, antiguamente secreta, se quiere organizar una parroquia central. De momento también será la sede de la diócesis.

(…) Algunas parroquias se registran sin ponerse en contacto con la administración diocesana, ya que no es la Iglesia, como unidad, la que se responsabiliza frente a las autoridades, sino que cada pa-rroquia individual responde por sí. Y así ocurre con frecuencia que el vicario general se encuentra casualmente en un viaje con una parroquia hasta entonces desconocida para él. Muchas cosas serían más sencillas si la Iglesia estuviese registrada como persona jurídica. Por ello Mons. Börsch pone grandes esperanzas en un pronto nombramiento de un nuncio propio para la Administración. Aunque se mantienen relaciones diplomáticas con el Vaticano, no hay intercambio de embajadores ni concordato con el Estado.

(…) En estos momentos, los futuros sacerdotes provenientes de territorios de la Administración de Karaganda estudian en Moscú, Polonia, Bielorrusia y Letonia. (…) El vicario general tiene, en relacióncon la creación de un clero nativo, puestas sus esperanzas en un seminario preparatorio propio. Ahí serán acogidos los candidatos para el sacerdocio provenientes de toda Asia Central. Estos han crecido a menudo en un entorno ateo y algunos incluso han sido bautizados hace pocos meses. En este seminario preparatorio se comprobará su aptitud para el sacerdocio, antes de comenzar los estudios.

(…) A pesar de los problemas de esta región, y especialmente de Kazajstán, el vicario general del “obispo estepario” (Jan Lenga), opina que el conflicto principal reside en el frente ideológico entrecreyentes y ateos, es decir, entre cristianos y musulmanes por un lado, y viejos comunistas por otro. Incluso los musulmanes apoyan en ocasiones a los cristianos frente a los comunistas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares