“La defensa de la vida no es una ideología”, dice Francisco

Bebé recién nacido (CC Jairo Giagio D)

El Papa Francisco dedicó la audiencia general de ayer a la encíclica de Juan Pablo II Evangelium vitae (25-03-1995) en su 25 aniversario.

Francisco citó el principio de la encíclica: “El Evangelio de la vida está en el centro del mensaje de Jesús. Acogido con amor cada día por la Iglesia, es anunciado con intrépida fidelidad como buena noticia a los hombres de todas las épocas y culturas”. Y comentó que, “como todo anuncio evangélico, también este se hace ante todo con el testimonio”, concretamente de “tantas personas que se prodigan al servicio de los enfermos, de los ancianos, de quien está solo y más necesitado”.

Esto pone de relieve que “la vida que estamos llamados a promover y a defender no es un concepto abstracto, sino que se manifiesta siempre en una persona de carne y hueso: un niño recién concebido, un pobre marginado, un enfermo solo y desanimado o en estado terminal, uno que ha perdido el trabajo y no logra encontrar otro, un inmigrante rechazado o recluido en un gueto”… Por tanto, “para la Iglesia, la defensa de la vida no es una ideología: es una realidad, una realidad humana que implica a todos los cristianos, precisamente por cristianos y por humanos”.

Hoy, en la “época de los derechos humanos universales”, sigue habiendo atentados a la vida de las personas, y “no siempre la legislación tutela la vida humana más débil y vulnerable”. Por eso, “el mensaje de la encíclica Evangelium vitae es más actual que nunca”. Como subraya el documento, es necesario trabajar por la vida en el terreno cultural y educativo. A este propósito, Francisco señaló que “la cultura de la vida no es patrimonio exclusivo de los cristianos: pertenece a todos aquellos que, trabajando por la construcción de relaciones fraternales, reconocen el valor peculiar de toda persona, también de la que es frágil y sufre”.

Francisco concluyó subrayando otro pasaje de la encíclica de Juan Pablo II: “Reafirmo con renovada convicción la llamada que él dirigió a todos hace veinticinco años: ‘¡Respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana! ¡Solo siguiendo este camino encontrarás justicia, desarrollo, libertad verdadera, paz y felicidad!’ (Evangelium vitae, 5)”.

Se puede leer en Aceprensa una guía de lectura de la encíclica Evangelium vitae, así como análisis y comentarios seleccionados al final de ese texto, en “Artículos relacionados”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares