Holanda: conversiones al catolicismo ortodoxo

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La conversión al catolicismo de la escritora holandesa Vonne van der Meer ha suscitado comentarios en artículos de opinión y en cartas al director de varios periódicos del país. A propósito de este caso, el diario liberal NRC Handelsblad (27-IV-96) dedicó un reportaje a los nuevos creyentes: jóvenes, intelectuales y atraídos por el catolicismo ortodoxo.

Vonne van der Meer (1952) ha escrito novelas, relatos cortos y obras de teatro. Se bautizó en la Iglesia católica hace dos años, pero evitó que su conversión se hiciera pública inmediatamente. Su deseo era que la gente o la crítica llegase a descubrirla a través del espíritu de sus nuevas publicaciones. Así ha ocurrido. El pasado mes de marzo se estrenó su última obra de teatro, y acto seguido, la revista feminista Opzij (IV-96) publicaba una larga entrevista en la que la escritora hablaba de su conversión y de su postura en contra de la eutanasia, poniendo de ejemplo cómo ella y su hermana cuidaron de su madre hasta el momento de la muerte. Desde la publicación de esta entrevista, su editor le envía semanalmente un paquete de recortes de prensa con artículos de opinión y cartas al director que hacen referencia a su conversión.

El reportaje del NRC Handelsblad, que se titula “Nostalgia del cielo”, pasa revista a varias florecientes parroquias de ciudades holandesas donde se celebra una liturgia tradicional y deja oír la voz de varios conversos.

Dice Vonne van der Meer: “Desde que creo, el mundo tiene para mí un brillo nuevo”. Lot van den Brink (32 años) era protestante, y desde que es católica, dice, “mi vida se ha convertido en un ejercicio de caridad: trato de no juzgar a nadie, sino ponerme en su lugar. Aunque no me guste una persona, pienso: es un hijo de Dios”. Ya se ha acostumbrado a vivir la misa, y para ella no importa que sea siempre igual: la variación ya la encuentra en su propia vida. Jan Willem Wits, que se convirtió en 1989, es el actual jefe de prensa del obispado de Utrecht y ha organizado un día de acogida para estos nuevos católicos. Dice que mientras sus familias les miran sorprendidos, ellos estudian seriamente la doctrina católica para vivir mejor su nueva fe. En esta diócesis se bautizaron 245 adultos en 1994, y en lo que llevamos de año, ya más de ciento.

Otra escritora, Désanne van Bredero (25 años), cuenta que fue formada en el supermercado religioso: su padre es un ex jesuita ocupado en movimientos ecuménicos y su madre frecuenta grupos que creen en la reencarnación. Ella, en sus años de colegio se sintió atraída por el espíritu de Taizé. Después de pasar por la universidad y haber dejado la fe, en 1994, dice, se había saltado tantas normas morales que le parecía imposible volver a creer. Entonces cayó en sus manos El Anticristo de Nietzsche. Paradójicamente, al terminar el libro comprendió qué significaba para ella el catolicismo y se prometió a sí misma volver a asistir a una celebración eucarística normal y a confesar el Credo. Va a misa todas las semanas en la parroquia de su pueblo, y repetir la oración del Padrenuestro le ayuda a profundizar: “Odio las interpretaciones y los experimentos”.

El Card. Adrianus Simonis, arzobispo de Utrecht, opina en el reportaje que esta corriente no es una moda, que los conversos han elegido libremente y siguen su camino a pesar de la incomprensión de su entorno. “La mayoría de los conversos de hace diez años muestran que han crecido en la fe”, afirma el cardenal.

Bien por el entusiasmo de los conversos que saben valorar la tradición católica o por el anhelo colectivo de profundidad religiosa y espiritual, vuelve a notarse la confianza de los católicos en su fe. La hoja diocesana de Utrecht habla de que los católicos salen a la luz.

El Card. Simonis dice que no le sorprende que en esta época de indiferencia y vacío estos nuevos católicos busquen la verdad en el Evangelio, no sólo la verdad intelectual, sino un modo auténtico de dar sentido a sus vidas.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares