El Tribunal de Estrasburgo sentencia que se puede prohibir el “velo islámico”

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Turquía

En 1998, una mujer turca, Leyla Sahin, fue expulsada de la Universidad de Estambul, donde estudiaba Medicina, por negarse a quitarse el velo. Emigró a Austria, donde terminó los estudios y hoy ejerce de médica. Pero denunció al Estado turco ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) alegando que la prohibición del velo es contraria a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. En sentencia definitiva, el TEDH ha desestimado el recurso, por considerar que la prohibición del velo es admisible, en cuanto “necesaria para proteger el sistema democrático en Turquía”. Según los jueces, frente al intento, por parte de “movimientos extremistas”, de “imponer a la sociedad sus símbolos religiosos”, la medida recurrida pretende “proteger los derechos y libertades de otros, así como el orden público”.

El ministro turco de Asuntos Exteriores, Abdullah Gul, del partido islamista gobernante, declaró al conocer la sentencia que la prohibición del velo es antidemocrática y debería ser abrogada. Esta medida es una muestra de la estricta laicidad impuesta en el moderno Estado turco fundado tras la I Guerra Mundial.

De todas formas, la prohibición del velo no se aplicaba con rigor en las universidades hasta finales de los años noventa, en reacción al ascenso político del islamismo, abortado en 1997 por los militares, que forzaron la caída del primer gobierno de mayoría islamista, presidido por Necmettin Erbakan.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares