El futuro demográfico de la población judía

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 49s.

En el mundo hay algo más de trece millones de judíos, pero su tasa de crecimiento es negativa. Cuatro de cada diez viven en Israel, que corre el riesgo de verse superado por la demografía palestina. Sergio Della Pergola, profesor de Demografía Judía de la Universidad de Jerusalén, ofrece estas cifras en unas declaraciones a Lluís Amiguet en La Vanguardia (Barcelona, 19-04-2008).

Della Pergola, 65 años, nacido en Italia y emigrado a Israel en 1985, se define como un judío moderno y tradicional, y de izquierdas en el espectro político israelí. Lleva cuarenta años investigando la demografía judía.

Según sus predicciones, los judíos israelíes representarán cada vez una proporción mayor del total mundial. “Israel, cuando se fundó en 1948, acogía al 5% de los judíos del mundo; en 1970, al 20%, y hoy, al 41%. En el 2035, la mitad de los judíos vivirá en Israel”.

Aclara que “la tasa de crecimiento de los judíos en el mundo es negativa”. En EE.UU., según los datos de una macroencuesta realizada entre 250.000 familias, resultó que cinco millones de la población total eran judíos. En Francia, los judíos son 500.000; en Alemania, con la inmigración tras la caída del Muro, llegaron a ser 120.000; en Italia, 30.000; en España, se maneja la cifra de 15.000, aunque con los inmigrantes latinoamericanos la cifra podría haber aumentado.

Della Pergola sostiene que sin el genocidio nazi, que eliminó a 6 millones de judíos (el 35% del total), la población judía mundial ascendería hoy a 25 millones.

El profesor de Jerusalén ve un problema demográfico en el futuro de Israel, porque los palestinos son más prolíficos. “Cada madre palestina tiene de media 4 hijos, mientras que las madres judías tienen 2,7, una tasa muy alta pero inferior a la árabe”.

“Por eso Sharon sabía que, si quería que Israel mantuviera su identidad judía mayoritaria y no convertirse en un Estado pluridentitario con minoría judía, no tenía más remedio que abandonar territorios, y eso empezaba a hacer cuando sufrió el ataque”.