El estado de la cuestión de la laicidad en Francia

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

En vísperas del debate sobre laicidad en Francia organizado por UMP, el partido del gobierno, La Croix (3-04-2011) publicó en su edición digital un balance, elaborado por Bernard Gorce et Anne-Bénédicte Hoffner, de lo hecho hasta ahora y de los asuntos pendientes. Ofrecemos un resumen.

1. Deber de neutralidad de los funcionarios

¿Qué se ha hecho? Una circular de Lionel Jospin de 1989 precisa que los profesores deben evitar todo signo distintivo de naturaleza filosófica, política o religiosa, para respetar la neutralidad del servicio público.

Lo que se debate. Si se debe ampliar este deber de neutralidad a personas asociadas a una misión de servicio público. El caso de la guardería Baby Loup relanzó el debate: de derecho privado, pero financiada por subvenciones publicas, despidió a una puericultora que llevaba velo. El tribunal consideró que la guardería podía imponer a sus empleados un deber de neutralidad, por su función de servicio público.

2. Financiación de las confesiones religiosas

Lo que existe. La Ley de 1905 establece que “la República no reconoce, ni sufraga, ni subvenciona ningún culto”. Pero también dispone que los gastos relativos a los servicios de capellanía, destinados a asegurar el libre ejercicio de la religión en liceos, colegios, escuelas o prisiones “pueden incluirse en los presupuestos estatales, de los departamentos o de municipios”. En la práctica, ningún lugar de culto de ninguna religión construido después de 1905 recibe financiación pública. Los ayuntamientos colaboran indirectamente -principalmente a favor de los musulmanes-, a través de la concesión de enfiteusis, avales de préstamos, o mediante la subvención de salas de exposiciones culturales (adyacentes al lugar de culto). El Estado subvenciona también cursos de lengua francesa, principalmente a los imanes, así como el diploma universitario “multiculturalismo, laicidad, religiones”, impartido por el Instituto Católico de París.

Lo que se debate. Algunos musulmanes piden una aceleración de la construcción de mezquitas, mediante financiación pública. Los protestantes evangélicos, que sienten también la falta de lugares de culto, piden a los ayuntamientos que cumplan la ley y no les impidan comprar o construir edificios.

En cuanto a las capellanías, la Iglesia católica se queja contra la tendencia de algunos hospitales, que aprovechan el nombramiento de capellanes judíos y musulmanes para suprimir puestos de capellanes católicos.

3. Diversas demandas religiosas

Lo que existe. Muchas iniciativas se han adoptado a nivel nacional o local sobre espacios judíos o musulmanes en los cementerios, o comidas kosher o halal. Para los hospitales, una circular de 2 de febrero de 2005 especifica los derechos y deberes del personal sanitario y de los pacientes. En los comedores escolares de muchos centros se han adoptado acuerdos sobre menús sin cerdo o sin carne (nunca halal o kosher).

Lo que se debate. La Iglesia Católica pide que se preserve el domingo, para facilitar la asistencia a misa, y para que siga siendo un día común de descanso semanal. El Consistorio Central judío pide con insistencia la supresión de exámenes escolares y universitarios en sábado y en ciertas festividades religiosas. El Consejo musulmán afirma que no piden menús “halal” en los comedores escolares.

El informe de la Comisión Stasi en 2003 abogó hacer festivos el Yom Kippur y el Aid-El-Kebir. En cuanto a las peticiones de algunas asociaciones judías y musulmanas de reservar una franja horaria en piscinas o estadios, se pueden encontrar soluciones intermedias, como reservar el acceso a mujeres, cualquiera que sea su religión.

4. Derecho de expresión religiosa en el espacio público

¿Qué se ha hecho? La presencia de mujeres completamente veladas llevó al debate político sobre esta práctica muy marginal. Después de un largo trabajo, los parlamentarios descartaron establecer una prohibición con base en la laicidad, pues sería jurídicamente frágil. La ley que entrará en vigor el 11 de abril prohíbe “ocultar el rostro”, en cuanto contrario a “las exigencias fundamentales de la convivencia”.

Lo que se debate. La presidente del Frente Nacional, Marine Le Pen, ha lanzado la controversia sobre la oración en la calle en las cercanías de las mezquitas. Manifestar las creencias religiosas en espacios públicos no es contrario a la laicidad. La mayoría de los políticos piensa que las disposiciones sobre libre circulación en el espacio público y la construcción de lugares de culto en algunos barrios bastarían para resolver el problema.

5. El lugar de la religión en la escuela

¿Qué se ha hecho? En 2004, después de la Comisión Stasi, el Parlamento aprobó una ley que prohíbe llevar símbolos religiosos “ostentosos”, poniendo fin a las vacilaciones de la Educación Nacional desde finales de los 80. Esa ley no afecta a las escuelas privadas bajo contrato, por el respeto al “carácter propio” de esos centros.

Lo que se debate. Han surgido controversias en los últimos años sobre municipios que financian guarderías para niños de una sola comunidad, como en París los establecimientos judíos Loubavitch. A raíz de un reportaje sobre una escuela privada tradicionalista católica en Burdeos -sin contrato-, el Partido Socialista querría crear una comisión parlamentaria sobre el integrismo religioso en las escuelas confesionales.

6. Mejorar la representación de las religiones

Lo que existe. Los poderes públicos han hecho mucho para ayudar a las religiones a estructurarse (creando el estatuto de asociaciones religiosas en 1905, o favoreciendo más recientemente la constitución de un Consejo francés del culto musulmán), para promover el diálogo con el Estado. Cada año, se celebran reuniones informales con los líderes políticos. Representantes de las confesiones religiosas son escuchados con frecuencia por las comisiones parlamentarias. La Iglesia Católica goza además de un procedimiento oficial de diálogo con el Primer Ministro desde febrero de 2002, para abordar cuestiones técnicas, jurídicas y sociales.

Lo que se debate. Otras confesiones desean beneficiarse también de una instancia de diálogo bilateral.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares