El 28% de los estadounidenses ha cambiado de afiliación religiosa

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 21s.

Un estudio realizado por el Pew Forum on Religion and Public Life muestra los cambios en las afiliaciones religiosas de la población estadounidense. Según el estudio, basado en entrevistas a 35.000 adultos, el 28% ha abandonado la fe en la que fue educado y se ha adherido a otra confesión religiosa, o bien ya no se identifica con ninguna religión. Este porcentaje aumenta hasta el 44% si se cuentan los que han pasado de una denominación protestante a otra.

Las razones de estos cambios son muy variadas. Para algunos expertos, el motivo principal se encuentra en los desplazamientos de la población: al cambiar de residencia, los recién llegados tienden a adherirse a la confesión dominante en la zona. Otros expertos apuntan al deseo de los creyentes de experimentar un nuevo estilo de vida. En cualquier caso, lo que está claro es que en los cambios de afiliación religiosa siempre hay ganadores y perdedores.

Uno de los grandes perdedores, según el sondeo del Pew Forum, es el protestantismo (dentro del cual el estudio incluye la Iglesia episcopaliana). Aunque las confesiones protestantes han moldeado durante muchas generaciones la identidad de los estadounidenses, en el futuro las cosas podrían ser distintas. En los años ochenta el 65% de los estadounidenses se declaraba protestante; hoy, sólo el 51%. Este porcentaje es todavía más bajo entre la población de 18 a 29 años: 43%. La mayor parte del descenso de fieles protestantes se ha dado en las Iglesias históricas: episcopaliana, metodista unida, baptista y presbiteriana. En cambio, han crecido los evangélicos, que hoy son la mayoría de los protestantes y el 26% de la población total.

La Iglesia católica, que representa el 23,9% de la población, también ha registrado una pérdida de fieles durante los últimos años. Según el estudio, casi una cuarta parte de los que fueron educados como católicos ha abandonado su fe; de ellos, más de la mitad se han adherido a una confesión protestante. Ahora bien, a pesar de estas pérdidas, la proporción de católicos en Estados Unidos se mantiene estable gracias a los inmigrantes (uno de cada tres católicos es hispano).

A mucha distancia de los católicos están las confesiones y religiones minoritarias: mormones (1,7%), judíos (1,7%), budistas (0,7%), testigos de Jehová (0,7%), musulmanes (0,6%), ortodoxos (0,6%).

Otro de los datos que pone de relieve el estudio es el crecimiento de un tipo de religión “individual”. El 16% de los norteamericanos no se identifican con ninguna confesión, pero eso no significa necesariamente que no tengan fe. Solo se declaran ateos el 1,6% de los habitantes del país, y agnósticos el 2,4%. De los demás sin afiliación religiosa (12% de la población), la mitad creen en Dios.