Argelia: Condenado un sacerdote católico por rezar con inmigrantes

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Un sacerdote católico francés ha sido condenado por el tribunal de Orán (Argelia) a un año de cárcel, por haber “dirigido una ceremonia religiosa en un lugar que no ha sido reconocido por el gobierno”. El sacerdote rezó al aire libre con un grupo de inmigrantes subsaharianos.

Según informa Zenit, el padre Pierre Wallez es la primera víctima de la ley aprobada en marzo de 2006 “sobre el ejercicio de las prácticas de culto no musulmán”, en este país norteafricano de 33 millones de habitantes, en un 99% musulmanes.

El arzobispo de Argel, monseñor Henri Antoine Marie Teissier, ha explicado a Radio Vaticano que “lo más sorprendente es que el sacerdote ha sido condenado simplemente porque visitó a un grupo de cristianos de Camerún. No celebró misa, sólo oró con ellos. Era el 29 de diciembre, poco después de Navidad”. Se trata de inmigrantes que viven en los bosques cercanos a la localidad de Maghnia, esperando la posibilidad de pasar a Marruecos y de ahí a España. No se ha ejecutado la condena del año de cárcel contra el sacerdote, pues el tribunal ha decidido darle libertad condicional.

Junto al padre Wallez también ha sido condenado a una pena más dura (dos años sin libertad condicional) un joven médico musulmán que le acompañaba para atender a los inmigrantes. Se le ha acusado de ejercer la medicina fuera de un centro público, pero utilizando sus medicamentos, aunque estos habían sido “pagados por Caritas”, afirman fuentes del arzobispado de Argel.

“Rechazan sistemáticamente los visados de entrada para nuestros huéspedes -aclara el arzobispado- y en noviembre se retiró el permiso de residencia a cuatro jóvenes sacerdotes brasileños que trabajaban con los inmigrantes africanos de lengua portuguesa”.

En Argelia, el islam es la religión de Estado, y la libertad de culto está garantizada por la Constitución. La nueva ley de culto buscaba sobre todo controlar a grupos proselitistas evangélicos clandestinos, que como explica monseñor Tessier “han hecho algo de ruido por la conversión de algunas personas”.

La ley, compuesta de 17 artículos, prohíbe el ejercicio del culto fuera de los edificios aprobados por las autoridades. Un artículo prevé una multa de entre 500.000 y un millón de dinares (5.000-10.000 euros) y entre dos y cinco años de cárcel contra “quien cambie la función originaria de los lugares de culto” o “incite, obligue o utilice medios persuasivos para obligar a un musulmán a abrazar otra religión”.

Las mismas penas se aplican también contra quien “produce, almacena o distribuye publicaciones o material audiovisual u otros medios orientados a minar la fe en el islam”.

Rezar en la ex mezquita de Córdoba

En España la Junta Islámica ha vuelto a retomar la sempiterna reivindicación acerca del uso conjunto de la catedral de Córdoba, que antes fue mezquita, edificada a su vez durante la dominación musulmana en el lugar donde se levantaba la primitiva catedral cristiana de san Vicente. Si hace ahora un año el presidente de la Junta, Mansur Escudero, oraba a las puertas del templo, en esta ocasión ha solicitado el amparo de la Unesco, con el pretexto de que el edificio forma parte de los espacios Patrimonio de la Humanidad.

“Como el monumento es Patrimonio de la Humanidad -subrayó Escudero en rueda de prensa-, la Unesco tendría que pronunciarse o emitir un informe, como se ha hecho con otros monumentos”. En opinión del líder de la Junta Islámica, el uso compartido del templo cordobés “podría tener un papel importante” en el marco de la Alianza de Civilizaciones, puesto que “los templos han de estar abiertos a todos los creyentes, musulmanes, católicos y de todas las confesiones”, informa Efe.

Desde hace más de veinte años, la Junta Islámica reivindica el uso compartido de la catedral de Córdoba, pidiendo al obispo que autorice a realizar la oración islámica en alguna zona del templo. En marzo de 2004, coincidiendo con un encuentro islamocristiano en Roma, se hizo una propuesta formal ante la Santa Sede, quien dejó en manos del obispado de Córdoba cualquier decisión al respecto.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares