Alemania: el Constitucional avala las “cláusulas morales” en los hospitales religiosos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Tribunal Constitucional alemán ha avalado el despido de un médico que se había vuelto a casar después de divorciarse de su primera mujer, lo que trasgredía las cláusulas de moralidad que aceptó al ser contratado. El despido se produjo en 2010, pero un año después el Tribunal Laboral de mayor rango en el país obligó al hospital a readmitir a su antiguo empleado. Según la sentencia, aunque la Iglesia tenía legitimidad para exigir un código moral a sus empleados, en ese caso concreto se había producido una falta de coherencia, ya que la dirección de la clínica debería haber avisado al doctor cuando supo que estaba cohabitando con la que luego sería su segunda mujer. Por otro lado, los jueces también valoraron que el hospital no había procedido de la misma manera con otros miembros de la plantilla que habían incumplido el código moral de la empresa.

No obstante, según informa el portal Agenda Europe, el Tribunal Constitucional ha revocado esa sentencia y ha dado la razón al hospital. El razonamiento explica que las instituciones que son dirigidas directamente por una iglesia tienen potestad para fijar unas cláusulas de moralidad en sus contratos. Dado que el doctor las firmó al ser contratado, su relación con el hospital podía ser rescindida al incumplirlas.

Más allá del caso concreto, la sentencia resulta relevante por producirse mientras se debate en el Parlamento Europeo la conveniencia de una ley anti-discriminación que protegería los derechos individuales contra abusos por motivos, entre otros, de fe. El caso podría llegar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ya juzgó otro parecido –también de un ciudadano alemán– en 2010. En aquella ocasión, dio la razón a un organista y director de coro en una parroquia de Essen que había sido despedido tras saberse que había dejado a su mujer y estaba esperando un hijo de otra.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares