Adam Michnik: Firmeza y perdón

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 15s.

Recordando a Juan Pablo II
Adam Michnik, director del diario polaco “Gazeta Wyborcza”, destaca cómo Juan Pablo II supo unir la firmeza en los principios y la necesidad del perdón (traducido en “ABC”, 6 abril 2005).

Juan Pablo II defendió lo que no es cambiable en un mundo cambiante; fue -en esa misma medida- el Papa de la dura defensa de los principios y el donante permanente de la misericordia para los descarriados. (…) Fue el Papa que enseñó el valor y el heroísmo, pero que entendía bien el sentido del compromiso en la vida pública y que advirtió de la lógica mortal de la venganza.

Fue signo de la época y signo de la resistencia frente a su época. Dijo a su tiempo: “Si, sí; no, no”.

Supo perdonar y enseñó el arte del perdón. La vez que visitó en prisión a su asesino frustrado permanecerá para siempre como el símbolo para el mundo del mensaje cristiano.

Supo también pedir perdón a los que la Iglesia había herido: cristianos de otras confesiones, fieles del islam, judíos.

Puso metas altas: a sí mismo, a la Iglesia, al mundo. A todos. Por eso encontraba oposición. (…)

Para nosotros, gente con raíces en la oposición democrática, del Comité de Defensa de los Trabajadores y de Solidaridad, Juan Pablo II fue la antorcha luminosa de la verdad y de la libertad en un mar de hipocresía, de conformismo y de miedo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares