Solo el pensamiento de Gianni Vattimo se mantiene firme

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Gianni Vattimo, catedrático de Filosofía en la Universidad de Turín, ha estado recientemente en Madrid para dar una conferencia sobre Nietzsche en el Círculo de Bellas Artes. La revista del Círculo, Minerva (mayo 2001) hace una presentación, sin firma, del filósofo italiano. Como puede observarse, el pensamiento débil no es incompatible con el elogio fuerte, aunque quizá sí con la trasparencia.

(…) Si como vamos sabiendo mejor cada día, M. Heidegger prosigue críticamente el pensamiento de F. Nietzsche; y H.G. Gadamer urbaniza a ambos, Vattimo, que es discípulo directo de Gadamer y de K. Löwith, radicaliza críticamente la Hermenéutica Gadameriana poniéndola en relación con la Escuela de Frankfurt (más con Benjamin y menos con Adorno) y el post-estructuralismo francés. De este modo, Vattimo altera y prosigue la herencia transformada de la Ontología-metafísica europea, desde la franja abierta por el Nietzsche post-hegeliano, afincado en Torino, hasta la actual Postmodernidad y la discusión de sus plurales orígenes y trayectorias.

Muertos precozmente J.F. Lyotard y G. Deleuze, solo el pensamiento de Gianni Vattimo parece mantenerse firme en el Círculo Hermenéutico de la diferencia alternativa contra la violencia del pensamiento fuerte. Por eso en Gianni Vattimo actúa la praxis de la disolución de los fundamentos, exigiendo a la modernidad un límite en que se reconecte con el cruce de la Ontología Política Occidental con la problematización del relato de su historia, de su ética y de su legitimidad (Heidegger y Gadamer), por un lado, y por otro, también con la puesta en cuestión estética del tiempo y el espacio, a partir de la crisis de realidad de los lenguajes monológicos de la representación y sus sujetos pre-potentes (Nietzsche, Benjamin y Wittgenstein).

Es por mantenerse tozudamente en este complejo cruce de problemas entre la Ontología Estética y Política de los lenguajes y por hacerlo, además, como sujeto débil que insiste en pensar los límites del sentido incluso de lo bello y lo sagrado, por lo que la filosofía actual pasa por la irónica piedad de Gianni Vattimo, desde la telemática y los movimientos libertarios hasta la deconstrucción de la dialéctica de Hegel.

(…) Gianni Vattimo se sitúa y nos sitúa en el círculo intempestivo de la actualidad del pensar, porque de la mano del funambulista, de Nietzsche y siguiendo el oráculo heraclíteo de Heidegger, se mantiene sin fundamento en el cruce de la pregunta occidental por la plural realidad del lenguaje de la realidad. Quizás apoyándose sólo, como Teseo contra la Gorgona, en las cóncavas imágenes de un espejo infinito.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares