Un manifiesto de cristianos y musulmanes libaneses a favor de la reconciliación

Más de dos mil personas han firmado la “Declaración de Beirut”, iniciativa de dos cristianos maronitas –el intelectual opositor Samir Frangié y el diputado Farès Souaid– y de dos musulmanes chiítas, Mohamed Hussein –miembro del Congreso Permanente del Diálogo Libanés– y Salud Al-Maoula –del Comité Árabe de Diálogo Cristiano-musulmán–. Publicada el 20 de junio, pretende ser un pilar para la paz en el Líbano y para la reconciliación entre cristianos y musulmanes. Recogemos algunos párrafos (versión francesa en www.beirutletter.com/highlight/high93.html).

Hemos hecho de la religión una identidad militante y hemos rechazado todos los valores de que aquélla era portadora, los valores de tolerancia, respeto de la persona humana y justicia. (…) Nosotros, cristianos y musulmanes, reconocemos nuestra responsabilidad común en la guerra que ha arrasado nuestro país, y consideramos que este reconocimiento es condición esencial para aprender las lecciones de la guerra y no condenarnos a repetir indefinidamente los errores que hemos cometido.

(…) Sabemos que cristianos y musulmanes seguimos ligados, para bien y para mal, por un destino común. (…) Nosotros, libaneses de todas las confesiones y de todas las regiones, consideramos que el cambio sigue siendo posible porque somos hoy más fuertes que ayer. (…) Lo somos porque nuestra contribución para sacar al mundo árabe del estancamiento en que le ha sumergido medio siglo de tiranía y de dictadura puede ser determinante. Porque estamos más capacitados que otros para reconciliar al mundo árabe consigo mismo y con el mundo. (…) Lo somos, por último, porque la comunidad internacional, que durante mucho tiempo denigró la experiencia libanesa y apoyó a los regímenes fuertes de la región, comienza hoy a captar la importancia del modelo de democracia consensuada que habíamos creado y reconoce la necesidad de revitalizarlo para evitar que vuelvan las guerras de religión.

Queremos decir a Siria que no queremos combatir contra ella. Ni directamente ni por medio de otros. Queremos simplemente recobrar nuestro derecho a disponer de nosotros mismos y a retomar la gestión de nuestros asuntos.

(…) Queremos decir a nuestros hermanos palestinos que hemos pasado definitivamente la página de la guerra de la que todos hemos sido víctimas. (…) Rechazamos que se explote la presencia de los refugiados palestinos en el Líbano y pedimos que se reconozcan a los refugiados sus derechos humanitarios. Consideramos que, de acuerdo con la Autoridad Palestina, el Estado debe ejercer plenamente su soberanía sobre los campos de refugiados palestinos del Líbano.

(…) Queremos decir a nuestros hermanos árabes que la arabidad solo puede servir de fundamento a una complementariedad entre los países árabes si se basa en el respeto mutuo, el reconocimiento del pluralismo, la libertad y la apertura al mundo. Pensamos que, bajo estas condiciones, podremos obrar conjuntamente para definir una vía árabe hacia la modernidad que sirva de fundamento para un proyecto cultural susceptible de sacar al mundo árabe de la crisis en que se encuentra y de reconciliarlo consigo mismo y con el mundo.

(…) Rechazamos toda concepción que, en nombre del fundamentalismo religioso, se apropie de la verdad y divida al mundo en dos campos antagonistas, el campo de bien y el campo del mal. Pensamos que es preciso poner fin a cualquier precio a este proceso de reducción que está en el origen de todas las locuras: reducción de la civilización a la cultura, de la cultura a la religión, de la religión a la política y de la política a la acción violenta.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares