Muere el filósofo Cornelio Fabro

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: -1m.

Italia

Con la muerte de Cornelio Fabro (1911-1995) desaparece uno de los filósofos italianos más significativos, de quien se reconoce -entre otros méritos intelectuales- haber devuelto el tomismo a sus raíces y haberlo puesto en relación con el pensamiento moderno. Fabro, religioso de la congregación de los estigmatinos, fue uno de los primeros estudiosos del existencialismo e introductor en Italia de la obra de Kierkegaard. Estudió el pensamiento de figuras como Kant, Hegel, Marx, Heidegger o Sartre, “no sólo para someterlos a una crítica severa, sino también para recoger aportaciones que pudieran enriquecer o estimular el pensamiento clásico”, según observa un comentario publicado tras su muerte en L’Osservatore Romano. Fabro fue profesor en diversas universidades eclesiásticas, y obtuvo la cátedra de Filosofía en la Universidad de Perugia. En 1955 fundó en la Universidad Urbaniana de Roma el Instituto de Historia del Ateísmo, que fue el primero de su género en Europa.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares