A más diversidad étnica, menor compromiso cívico

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 25s.

Hoy día es de buen tono afirmar que la creciente inmigración y diversidad étnica es una ventaja social, pues produce una comunidad más plural y creativa. Sin embargo, un amplio estudio realizado por el politólogo Robert Putnam entre 30.000 personas de distintas comunidades en EE.UU. ha concluido que, a corto plazo, cuanto mayor es la diversidad menor es la solidaridad y el compromiso cívico.

Los resultados han supuesto un mal trago para el propio autor del estudio, pues Robert Putnam es un académico de Harvard cuyos principios le colocan más bien en el campo que destaca lo positivo de la diversidad. Putnam se ha dedicado especialmente a estudiar el compromiso cívico, y en 2000 causó sensación con su libro Bowling Alone, en el que advertía sobre la pérdida de “capital social” en EE.UU. Por capital social entiende las redes de relaciones sociales que son un indicador de la vitalidad de una comunidad.

El nuevo estudio -el más amplio de este estilo realizado en el país- se basa en detalladas entrevistas con cerca de 30.000 personas en 41 comunidades de EE.UU. Los entrevistados fueron clasificados en las cuatro principales categorías que utiliza el Censo americano: negro, blanco, hispano y asiático. Se les preguntó hasta qué punto confiaban en sus vecinos de las distintas categorías, y cuáles eran sus actitudes en una serie de prácticas cívicas.

Las conclusiones muestran que en las comunidades con mayor diversidad la confianza en los vecinos (incluso de la misma raza) es aproximadamente la mitad de las que son más homogéneas. Cuanto mayor es la diversidad, menor es la participación electoral, menos gente colabora en tareas de voluntariado y en trabajos comunitarios, menos dinero dan a organizaciones benéficas. Prácticamente todos los indicadores de compromiso social son peores en las comunidades con mayor diversidad.

Las entrevistas se realizaron en 2000, y con los resultados provisionales Putnam se dedicó a afinar las conclusiones y a descartar que pudieran estar influidas por otras variables. Pero, aun teniendo en cuenta estadísticamente otros factores relacionados, la conclusión es indudable: una mayor diversidad implica menos capital social, menor compromiso cívico.

Putnam piensa que no hay que ocultar esta realidad, sino tenerla en cuenta para superarla. “Sería desacertado que un progresismo políticamente correcto negara la realidad del problema que supone la diversidad para la solidaridad social”, escribe en su estudio. “Pero sería también desafortunado si un conservadurismo etnocéntrico y ahistórico negara que responder a este reto es posible y deseable”.

Su estudio definitivo, publicado en la revista Scandinavian Political Studies (junio 2007), mantiene que los efectos negativos de la diversidad pueden ser remediados y que la historia muestra que la diversidad étnica puede diluirse como frontera de demarcación social.

Referencia:http://www.blackwell-synergy.com/doi/abs/10.1111/j.1467-9477.2007.00176.x