¿De verdad los jóvenes quieren más socialismo?

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 24s.
jóvenes laboristas CC Weldon Kennedy

CC: Weldon Kennedy

 

Según un informe del Institute for Economics Affairs (IEA), al 67% de los jóvenes británicos de entre 16 y 34 años les gustaría vivir en “un sistema económico socialista”. Pero, en la misma semana, un sondeo de la consultora Redfield and Wilton muestra que los adultos británicos menores de 35 años son los que menos apoyan las subidas de impuestos. Un breve artículo publicado en UnHerd se pregunta por esta paradoja.

Los datos del IEA, un think tank de orientación liberal en lo económico, casan con lo que se ve en las urnas: el Partido Laborista triunfa entre los votantes jóvenes. Ahora bien, que voten socialismo no significa que apoyen las recetas tradicionales de la izquierda.

Así lo sugiere la encuesta de Redfield and Wilton: a la pregunta de qué debería hacer el gobierno respecto de los impuestos, el 36% de los jóvenes de 18 a 24 años y el 40% de los de 25 a 34 años quieren bajarlos, mientras que solo el 23% y el 20%, respectivamente, prefieren subirlos. Entre los mayores de 65 años, ocurre lo contrario: el 10% los bajaría frente al 44%, que los subiría.

Y a la pregunta de si el gobierno debe subir impuestos o reducir el gasto social para equilibrar las cuentas, los jóvenes se decantan por la austeridad: el 60% de los de 18 a 24 años y el 51% de los de 25 a 34 años quieren que el gobierno gaste menos, frente al 31% de los mayores de 65 que afirman lo mismo.

El artículo de UnHerd también señala una paradoja del informe del IEA: “Mientras los más jóvenes apoyan el pago de más impuestos para financiar la mejora de los servicios públicos y las prestaciones sociales, una proporción todavía mayor del mismo grupo de edad está de acuerdo con la afirmación: ‘Preferiría pagar menos impuestos, porque no confío en que el gobierno sepa gastar mis impuestos’”.

Estos datos admiten diversas interpretaciones. Una es la que concluye que los jóvenes “no entienden que las ‘cosas gratis’ siempre tiene que pagarlas alguien”. Otra menos condescendiente es la hipótesis de que los jóvenes que ya tienen experiencia de pagar el impuesto sobre la renta no ven lo que reciben a cambio. En efecto, son menos propensos que los mayores a beneficiarse de la sanidad pública, les queda mucho para recibir sus pensiones, es más probable que paguen la educación superior y menos probable que reciban alguna prestación, y ven que se hace poco por resolver algunos de los problemas que más les preocupa, como abaratar el coste de la vivienda.

“Por tanto –concluye el artículo–, debemos preguntarnos qué es lo que realmente quieren los votantes más jóvenes: ¿socialismo real o simplemente un mejor contrato social?”.