El filósofo Michael Sandel, estrella en Asia

En Asia oriental, el profesor de Ética de Harvard Michael Sandel tiene una fama comparable a la de una estrella de la música pop, cuenta Thomas L. Friedman en The New York Times.

El filósofo Sandel ha logrado una audiencia enorme hablando de ética. Gran parte de su secreto consiste en que sabe plantear las cuestiones con claridad, empleando “ejemplos de la vida real para ilustrar la filosofía de autores como Aristóteles, Kant o John Stuart Mill”, dice Friedman. Su curso sobre justicia ha sido seguido ya por unos 15.000 estudiantes en Harvard. Una cadena pública de televisión, la WGBH de Boston, grabó las clases, y con ellas hizo una serie que en 2009 se emitió en gran parte del país. Ahora se puede ver, gratis, en Internet (www.justiceharvard.org).

Sandel propone problemas como los siguientes: “¿Es justo que [el presentador de televisión] David Letterman gane 700 veces más que un maestro de escuela?”. “¿Estamos obligados a reparar el mal cometido por la generación de nuestros abuelos?”. “Los estudiantes –dice Friedman– dan respuestas divergentes, se interpelan unos a otros en el aula, debaten con los filósofos… y de paso aprenden el arte de la discusión moral razonada”.

El año pasado, la cadena de televisión japonesa NHK emitió, con gran éxito, una versión traducida de las clases de Sandel. El público japonés no se conformó con las imágenes, y Sandel fue invitado a una gira por el país. The Japan Times se refirió a ella en estos términos: “No es común que se compare a un filósofo con una estrella del rock o un famoso de la televisión, pero esa es la clase de popularidad que tiene Michael Sandel en Japón”.

También en China estuvo Sandel, tras extenderse su fama gracias a voluntarios que subtitularon la serie televisiva en el idioma del país. Dio conferencias en las universidades de Tsinghua y Fudan. La primera ha inaugurado este semestre un curso de “Pensamiento crítico y razonamiento moral”, según el modelo del que imparte Sandel en Harvard. Un número extraordinario de la edición china de Newsweek lo designó “la personalidad extranjera más influyente”.

El decano de la Facultad de Economía y Administración de Empresas de la misma universidad explica el éxito de Sandel allí diciendo que su enseñanza es “refrescante”, pues “entre los chinos, el pensamiento filosófico es mayormente instrumental y materialista”, en parte por “la obsesión actual por el desarrollo económico”. El mismo Sandel recuerda que las opiniones favorables al libre mercado eran sorprendentemente fuertes y extendidas entre los estudiantes chinos a los que habló, aunque algunos advertían que el mercado sin freno crea desigualdad y conflictos sociales.

Sandel también se ha hecho famoso en Corea. De su libro Justicia. ¿Hacemos lo que debemos? (cfr. Aceprensa, 20-04-2011), basado en su curso de Harvard, se han vendido más de un millón de ejemplares en el Extremo Oriente.

Cuando Sandel dio una conferencia en Tokio, había mucho más público interesado que plazas en el teatro, y hubo que adjudicar las entradas, gratuitas, por sorteo. Parece que hubo un mercado negro de entradas, y se llegaron a vender a 500 dólares. Sandel comenzó la conferencia con esta cuestión moral: “Es justa la reventa de entradas o no?”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares