El autoritarismo libertario

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 34s.

A diferencia de la izquierda clásica, más preocupada por la búsqueda de la justicia en el trabajo y otras cuestiones sociales, el actual gobierno socialista en España se ha caracterizado sobre todo por la promoción de ciertos “derechos” de inspiración libertaria. Así lo explica el escritor Álvaro Delgado-Gal en una tercera de ABC.

Para Delgado-Gal, el perfil ideológico de la izquierda española viene marcado por la promoción de la autonomía personal. Pero una autonomía impuesta “por decreto de autoridad”, por un lado; y con tintes anárquicos y nada solidarios, por otro.

“No es exagerado afirmar que, bajo el mandato del todavía presidente [Rodríguez Zapatero], se han concebido los derechos bajo dos especies divergentes: como franquías de inspiración libertaria -aborto sin consentimiento de los padres, píldora del día después sin receta, etcétera-, y como cédulas o licencias que la Administración consideraba oportuno expedir en favor de los ciudadanos”.

A juicio de Delgado-Gal, una de las corrientes que ha inspirado “el autoritarismo libertario” del gobierno socialista ha consistido en “llevar el experimento revolucionario al terreno de las costumbres. De los mores sexuales, del género, de la emancipación de los adolescentes, etcétera”.

Este giro tan brusco “sorprendió a la izquierda clásica descolocada y a contrapié. La izquierda clásica había desarrollado un discurso muy elaborado sobre pensiones, justicia en el trabajo, acceso universal a los beneficios sanitarios. Pero no tenía mucho que decir sobre sexualidad o familia”.

“Los que sí tenían mucho que decir sobre estas cosas eran los anarquistas de izquierda y derecha, indistintamente. Son estos los que han escrito el guión de la última ofensiva socialista. Cabría decir, rozando la paradoja, que los socialistas jóvenes han determinado ser más revolucionarios que específicamente socialistas”.