Creciente papel de las multinacionales en la economía mundial

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 38s.

Los gobiernos y los sindicatos no pueden resolver el problema del empleo sin tener en cuenta el creciente papel de las compañías trasnacionales, advierte el informe de 1994 de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD). Según datos recogidos en el informe recién publicado, 37.000 empresas trasnacionales tienen 20.000 filiales en el extranjero, emplean a 73 millones de asalariados en todo el mundo y alcanzan un volumen de negocios de 4,8 billones de dólares, suma superior a la del comercio mundial.

Las inversiones directas de estas empresas en el extranjero, que habían tenido un auge importante en los años 80, se han reducido con la crisis de comienzos de los 90. El importe total ha pasado de 232.000 millones de dólares en 1990 a 195.000 millones en 1993. Estados Unidos es tanto el primer inversor en el extranjero (33.000 millones en 1992) como el primer receptor de inversiones ajenas. Como principales países inversores le siguen Francia, Japón y Alemania.

Los países en desarrollo atraen el 40% de las inversiones de estas compañías. Sus preferencias van hacia los países asiáticos, y sobre todo China (26.000 millones), mientras que sólo dedicaron 3.000 millones a África. Las inversiones se orientan cada vez más hacia el sector de servicios y se regionalizan (Unión Europea, Tratado de Libre Comercio en Norteamérica…).

Desde 1985, el número de empleados de estas compañías en su país de origen se ha estancado, mientras que ha crecido fuertemente en las filiales extranjeras. Estas empresas, dice el informe, tienen una importante responsabilidad social de elevar las condiciones de trabajo en los países donde invierten. Por lo general, sus empleados del país donde se implantan disfrutan de salarios más altos y mejores condiciones laborales que la media de trabajadores. Según la UNCTAD, las consecuencias a largo plazo del desarrollo de empresas trasnacionales -en materia de empleo, de transferencia de métodos de gestión y de tecnologías- es globalmente positivo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares