Alumnos de bachillerato descubren que la filosofía va con ellos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 2m. 32s.

Iniciativas

No parece muy probable que en torno a un “botellón”, una noche de viernes, los jóvenes hablen de cuestiones filosóficas. Sin embargo, más de un centenar de chicos y chicas, estudiantes de Bachillerato, han mostrado que justamente eso es lo que puede gustarles hacer en un fin de semana, si se les da la oportunidad. Se la dio el colegio Terraferma (Lleida), al organizar el I Encuentro Juvenil de Filosofía, celebrado el pasado 2 de febrero. Fue un plan de sábado original, en el que los participantes estuvieron ocupados en buscar los porqués de temas que les interesan: el amor, la amistad, la tolerancia, el consumo, la pobreza, la informática… No consta que lograran despejar todas las incógnitas, pero -según la encuesta que rellenaron al final- salieron enriquecidos y contentos.

Los estudiantes, 130 en total, provenían de 25 centros educativos, entre ellos los de la Institució Familiar d’Educació, la entidad que ha promovido Terraferma y otros colegios en Cataluña. Pasaron toda la jornada oyendo y debatiendo sobre distintos aspectos del tema general del Encuentro: “El valor de ser persona”. Hubo conferencias a cargo de profesores universitarios o de secundaria. Los maestros encontraron una audiencia quizá más interesada que de costumbre, y poco conformista, pues les asediaba con abundantes preguntas que les obligaban a dar las mejores de sus respuestas.

Pero los chicos no se limitaron a escuchar y preguntar. Treinta y dos de ellos expusieron las comunicaciones que habían preparado. En ellas ofrecían reflexiones sobre las raíces del etnocentrismo, la clonación, la dependencia con respecto a la tecnología digital (a propósito de la película Final Fantasy), la educación según Fichte, la guerra, cómo pueden coordinarse la racionalidad y el corazón…

Los jóvenes participantes se han llevado una sorpresa, al darse cuenta de que la filosofía puede ser muy grata. Prueba de ello fue el ambiente de la jornada: en el comedor, los pasillos o el jardín, se dialogaba -en forma peripatética o en animadas tertulias alrededor de un café- sobre los temas presentados a debate en los trabajos. Respondían así a las exhortaciones de los ponentes a “atreverse a ser persona”, y a “cultivar la interioridad”: creciendo en compasión, apertura a los problemas de los demás, curiosidad…

La encuesta final revela que el 94% de los chicos consideran buena o muy buena la calidad de las intervenciones. El 88% quiere que el Encuentro se repita todos los años, y el 86% está a favor de que el diálogo continúe a través de un foro de discusión permanente.

Las actas completas del Encuentro se han reunido en un CD-ROM que se ha entregado a todos los participantes. En Internet (www.institucio.org/filo) están la relación de intervenciones, con extractos breves, además de abundantes informaciones sobre la organización y el desarrollo del Encuentro. Resultarán útiles para quienes se animen a emprender iniciativas semejantes.