70 aniversario del Gran Terror estalinista

Los crímenes de Stalin fueron reconocidos por Jrushchov en 1956 en un “Informe secreto” al XX Congreso del partido. Sin embargo, todavía hoy muchos rusos tienen una visión positiva de Stalin, como el hombre que dio estabilidad a la Unión Soviética y venció a los nazis en la II Guerra Mundial.

Sin negar los crímenes de Stalin, una nueva guía para profesores de secundaria, Moderna historia de Rusia: 1945-2006, lo presenta como un autócrata en la línea de otros gobernantes fuertes rusos, como Pedro el Grande, o extranjeros, como el canciller Bismark que reunificó Alemania con mano de hierro.

Stalin, afirma la guía, “siguió la lógica de Pedro el Grande: pedir lo imposible al pueblo para lograr el máximo posible. El resultado de las purgas de Stalin fue una nueva clase de gestores capaces de resolver la tarea de modernización en condiciones de escasez de recursos, leales al poder supremo y sin falla desde el punto de vista de la disciplina en la ejecución”.

A la hora de hacer balance de la era de Stalin, la guía advierte que se presta a controversias. “Por una parte, se le considera uno de los líderes con mayor éxito de la URSS.” En su haber pone la expansión del territorio nacional; la victoria en la II Guerra mundial; la industrialización del país, la construcción “del mejor sistema educativo del mundo”, la elevación de la ciencia rusa al grupo de los países de vanguardia; la consecución casi del pleno empleo….

Pero también señala que “muchos opositores denuncian que todo esto lo consiguió a través de una cruel explotación de la población. Durante su gobierno, el país sufrió varias oleadas de represión. El propio Stalin fue el iniciador y teórico de esta ‘agravación de la lucha de clases’. Enteros grupos sociales fueron eliminados (…) y masas de gentes bastante leales a las autoridades sufrieron bajo leyes severas”.

Esta visión de Stalin y otros enfoques de la guía han sido interpretados como un recurso para insuflar un nuevo orgullo nacional en Rusia, después de una época en que sobre todo se ha hecho hincapié en los desastres del comunismo. En una conferencia de profesores de historia en la que se presentó la guía, Vladimir Putin les dijo que las purgas estalinistas fueron una de las “páginas negras” de la historia de Rusia, aunque también advirtió que “en otros países ocurrieron cosas incluso peores” y que “ya es hora de dejar de avergonzarse”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on print
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares