La UE planea subir los aranceles a las exportaciones de Colombia y Costa Rica

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

San José (Costa Rica). La UE se dispone a retirar las preferencias arancelarias a las exportaciones de frutas, hortalizas y flores de Colombia y Costa Rica. Si se lleva a efecto, la medida perjudicará en particular a la lucha contra la producción de droga y, en general, a la economía y a la estabilidad social de los dos países. Incluso será negativa para Nicaragua, que tiene miles de emigrantes trabajando en el sector agrícola costarricense.

Las ventajas amenazadas forman parte del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), por el que la UE concede rebajas o exenciones de aranceles a ciertos países como ayuda al desarrollo o apoyo político. Desde inicios de los noventa, la UE mantiene, dentro del SPG, el régimen Droga para las naciones andinas, que les ofrece la oportunidad de diversificar sus exportaciones, fomentando así la sustitución de cultivos ilícitos. Costa Rica accedió a este régimen en 1992, lo que ha beneficiado a miles de pequeños productores afectados por la crisis del café. Además, Costa Rica ha tenido que acoger a más de medio millón de refugiados o emigrantes nicaragüenses, y ha podido hacer frente a tal crecimiento de la demanda de empleo gracias, en parte, a que el régimen SPG-Droga ha potenciado el cultivo de productos no tradicionales. Los productos costarricenses que se benefician de las ventajas arancelarias constituyen la quinta parte de las exportaciones a Europa.

El actual SGP vence en 2004, y la Comisión Europea ha elaborado una propuesta de revisión que elimina las ventajas a Colombia y Costa Rica a partir de julio próximo. El argumento es que ambos países han superado las circunstancias especiales que motivaron las preferencias y sus economías han alcanzado mayores niveles de competitividad. El informe de la Comisión fue examinado en el Consejo de Ministros de la UE celebrado el 27 de febrero, y las objeciones de Alemania y Suecia obligaron a aplazar la decisión. Los Quince volverán a examinar la cuestión este mes, en el próximo Consejo de Ministros de Exteriores.

Por su parte, los gobiernos de Costa Rica y Colombia replican que la aplicación de las preferencias arancelarias es una medida política que no debería ser anulada por motivos técnicos, como los que aduce la Comisión. Los cancilleres de ambos países han enviado a la presidencia de la UE una carta en la que piden el mantenimiento del régimen actual. Alegan que la retirada de las ventajas causaría a Colombia unas pérdidas anuales superiores a 300 millones de dólares solo en la exportación de flores; y en Costa Rica perjudicaría a un rubro que genera 450 millones de dólares al año y da empleo a unas 45.000 personas. La Comunidad Andina de Naciones, en un Consejo de Ministros de Exteriores celebrado la semana pasada en Bogotá, decidió apoyar a los dos países con una petición conjunta a la UE.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares