Colombianos y ecuatorianos, en armas por España

Tras la supresión del servicio militar obligatorio en 2001, el Ejército español entró en un proceso de plena profesionalización y pronto se vio que no sería capaz de cumplir sus necesidades de reclutamiento solo con españoles. Así que en 2002 se aprobó el acceso de extranjeros a la tropa y marinería, algo que antes solo era posible en la Legión. Pero solo se permitió ingresar a los nacionales de los países hispanoamericanos y de Guinea Ecuatorial, naciones con las que España mantiene tradicionales vínculos históricos, culturales y lingüísticos.

Al principio se fijó un cupo máximo de extranjeros del 2% sobre el total de soldados y marineros, cupo que se elevó al 7% en 2004 y al 9% en 2007. También se amplió el número de especialidades y unidades en que pueden estar destinados. El aumento de la población inmigrante, y los problemas para encontrar trabajo por la crisis económica, han favorecido que más latinoamericanos se incorporen al Ejército.

Actualmente, según datos publicados en la Revista Española de Defensa, las Fuerzas Armadas cuentan con 4.412 extranjeros, que suponen el 5,3% del total. De ellos, el 84,2% son hombres y el 15,8% mujeres. En cuanto a su procedencia, dos países concentran el 82% del total: Colombia, con 2.160, y Ecuador, con 1.462.

Para ser admitido en el Ejército el extranjero ha de ser mayor de edad según la ley de su país, tener 29 años como máximo y acreditar la titulación exigida para las distintas plazas. Españoles y extranjeros realizan las pruebas de ingreso en las mismas condiciones y las plazas se adjudican a los que obtienen mayor puntuación. Participan en las misiones del ejército español en el extranjero, en las que ya han muerto algunos latinoamericanos.

Su compromiso es renovable hasta un máximo de seis años. Si adquieren la nacionalidad española, pueden permanecer en las Fuerzas Armadas hasta los 45 años. Hoy son ya 1.805 los soldados y marineros que han obtenido la nacionalidad española, y que por lo tanto pueden participar en los procesos de promoción interna para ser suboficial u oficial.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares