Stéphanie Gesnel

Micmacs

Para disfrutar de esta película hay que tener un sentido del humor que sintonice con Buñuel o los hermanos Marx. Si no, el film sólo producirá asombro y perplejidad.

La llave de Sarah

Abuso de saltos en el tiempo en esta historia de un niño judío escondido para salvarlo de los nazis en la Francia ocupada.
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico los titulares de Aceprensa