Nadir Sarıbacak

9.Oct.2014
La película que ganó la Palma de Oro en Cannes es un apasionante viaje a unos corazones gélidos; pero al final insinúa que el calor de una llama continúa aleteando en unos y en otros.