Muriel Santa Ana

1.Jun.2011
La amistad entre el dueño de una ferretería bonaerense y un inmigrante chino propicia una historia a ratos brillante, pero también alargada innecesariamente con material de relleno.