Melanie Lynskey
Thomas McCarthy prueba su talento para el guión y la dirección de películas, demostrado ya en Vías cruzadas y The Visitor.
Esta valiosa tragicomedia del director de Juno y Gracias por fumar está muy por encima de la media y obliga a pensar sobre el mundo que estamos creando entre todos.
El director británico de American Beauty y Revolutionary Road sigue con sus películas sobre las relaciones familiares, esta vez con un tono más optimista.
Segunda Guerra Mundial (1939-1945). La batalla de Iwo Jima (1945), el episodio más cruento de la guerra del Pacífico, quedó inmortalizada en la foto de unos soldados que izaban una bandera norteamericana. El objetivo de esta batalla era la toma de un islote insignificante, pero de gran valor estratégico, pues desde allí los japoneses defendían su territorio. En la contienda cayeron más de 20.000 japoneses y 7.000 estadounidenses. Mientras tanto, en los Estados Unidos la célebre foto en la que seis soldados izaban la bandera americana fue un instrumento propagandístico para conseguir fondos que permitieran seguir sufragando los gastos de la guerra. El mismo año el propio Eastwood dirigió "Cartas desde Iwo Jima", que narra la misma batalla desde el punto de vista japonés.
Basada en hechos reales, narra la historia de Stephen Glass, un joven y prometedor periodista de Washington que en 1998 cae en desgracia cuando se descubre que se ha inventado la mitad de sus reportajes. Pocos meses después de ser nombrado director de The New Republic, Charles Lane despidió a Stephen Glass, el más joven de sus reporteros, por inventarse un artículo que apareció en la revista con el título "Hack Heayen". Este intrigante artículo, de rabiosa actualidad empresarial, describía con detalle las andanzas de un pirata informático menor de edad, cuyo representante lograba un lucrativo negocio extorsionando a una compañía de software que había sido una de las víctimas del pirata.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.