Megan Grace
Lo que podría ser una sátira sobre la trastornada manera de afrontar el matrimonio y la vida familiar se convierte en un espejo complaciente.
Película de suspense, un tanto cargada de violencia, en que Shyamalan vuelve a lucirse en la creación y el mantenimiento de una atmósfera angustiosa.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.