Jordi Martínez

16.Oct.2012
Las joyas de Eva Perón, Carmen Polo de Franco y un robo organizado por peronistas componen una comedia que al final abandona bruscamente el tono amable que traía.