John Cooke

6.Jul.2016
La segunda película de los ilusionistas es entretenida, pero se enreda en un “más difícil todavía” que le quita la frescura del original.