Ivana Baquero

23.Ene.2009
La película, entre la fábula y la utopía, no logra dar vida y emoción auténticas a unos diálogos librescos enmarcados en situaciones con frecuencia irreales.