Andrea Datzman

8.Jul.2015
La idea es brillante: contar la historia del motor emocional de una niña de diez años. Gustará a adultos, en especial psicólogos y pedagogos, si resisten el didactismo de la película.
Oscar a la película animada.