·

Ángela Aparisi
La maternidad subrogada, que empezó con visos de filantropía, ha derivado hacia prácticas que mercantilizan la filiación.
Al hacer historia del origen de los derechos humanos, la autora los fundamenta en el sentimiento moral de compasión o empatía.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.