Ana Amaral

15.May.2010
Del 11 al 14 de mayo, Portugal se volcó en calor y afecto con Benedicto XVI. El Papa reavivó la fe de los católicos, tendió puentes al mundo de la cultura e invitó a un renovado compromiso con la misión evangelizadora de la Iglesia.