Un gobierno democrático puede fomentar la natalidad

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Cuando el envejecimiento de la población pone en peligro las pensiones y los servicios sociales, no es intromisión del Estado favorecer la natalidad, sostiene Peter Shawn Taylor en Saturday Night (Toronto, 7 julio 2001).

Taylor recuerda los datos del envejecimiento en los países occidentales, especialmente en el suyo, Canadá. Todos auguran una creciente escasez de trabajadores activos para mantener a un contingente cada vez mayor de jubilados, que además ocasionarán más gastos sanitarios. Según la ONU, habría que admitir millones de inmigrantes en los próximos años (ver servicio 4/00). Sin embargo, afirma Taylor, no sería más que un remedio provisional: “El aumento de la fecundidad es la única solución permanente contra la futura carestía de trabajadores, pues los inmigrantes suelen ser adultos, que ya están en edad más cercana a la jubilación”.

Pero la idea de promover la natalidad despierta suspicacia. De hecho, algunos gobiernos, como el canadiense, no parecen dispuestos a implantar políticas natalistas. “Algunos podrían decir que esto es bueno -comenta Taylor-, que los gobiernos no deben meter sus narices en algo que es una decisión compleja y muy privada. Cierto; pero el gobierno no ha sido precisamente tímido para sermonearnos sobre asuntos tan delicados como el tabaco, la bebida, el ejercicio físico y el sexo seguro, cuando ha considerado que lo pedía el interés nacional. Y la necesidad de más niños está sin duda en el mismo caso. Pero muchas mujeres tomarán la sugerencia de que habrían de tener más hijos como una ofensa personal y un paso atrás en los logros del feminismo.

“Nadie pretende obligar a la paternidad a personas que no están dispuestas a aceptar las cargas que supone. Y la responsabilidad por la carestía de nacimientos debería recaer tanto sobre los hombres como sobre las mujeres que han pospuesto o descartado tener descendencia en aras de la carrera profesional o por otras razones.

“Así que el objetivo de toda política natalista debe ser convencer a la gente de que tener hijos es un bien superior. No será fácil. Pero recordemos que en los años 70, las salvajes predicciones de superpoblación mundial espolearon a gobiernos y organismos internacionales de todo el planeta a concentrarse en reducir la natalidad, con campañas publicitarias y también mediante intervenciones directas, como la distribución o la enseñanza de métodos anticonceptivos. Y tuvieron un éxito evidente, que ahora lamentamos. Seguro que se podría aplicar una determinación y una urgencia similares para promover lo contrario”.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares