Neutralidad de la OMS

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 48s.

Contrapunto

En declaraciones a Newsweek (5-X-98), Gro Harlem Brundtland, directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se muestra preocupada por las consecuencias que la recesión de las economías asiáticas puede tener sobre los problemas sanitarios de la región. La ex primera ministra de Noruega, que en la Conferencia de Población de El Cairo (1994) tuvo un enfrentamiento con la delegación del Vaticano por su insistencia en el derecho al aborto, hace al final una referencia a la planificación familiar: “La OMS proporciona asesoramiento sobre planificación familiar. Damos información técnica neutral. No presionamos a nadie. Simplemente informamos de los medios disponibles para que la gente tome sus propias decisiones. La Iglesia católica puede aconsejar, pero debería respetar también que se diera información a la gente para que hiciera sus propias elecciones éticas”.

La neutralidad de la OMS en algunos asuntos sería bastante discutible. De entrada no parece muy neutral que la única referencia de Brundtland a una institución sea para presentar a la Iglesia católica como un obstáculo para la salud en Asia. Cuando se dice que la Iglesia “debería respetar”, se da a entender que ahora no lo respeta. Pero hay que preguntarse qué capacidad tiene la Iglesia católica para impedir algo en un continente donde los católicos no llegan al 3%. Desde luego, tiene muchos menos medios de presión que la OMS o que los organismos internacionales -como el FMI o el Banco Mundial-, que tantas veces condicionan sus préstamos a la adopción de políticas antinatalistas.

Si a Brundtland le preocupa la libertad de elección de la población asiática en materia reproductiva, podría interesarse por verdaderas presiones ante las que tantos millones de asiáticos están desarmados: la política del hijo único y los abortos coercitivos en China; las campañas de esterilización en la India; la venta masiva de jóvenes para la prostitución en Tailandia… A no ser que la OMS haya decidido ser neutral también en esto.

Juan Domínguez

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares