Los padres británicos tienen poco tiempo para la familia

La Comisión británica para la Igualdad de Oportunidades acaba de publicar un estudio sobre la familia y el trabajo titulado Work and Parenting. Entre otras conclusiones señala que en los hogares donde los dos cónyuges trabajan fuera, el padre dedica 20 horas más a la semana que la madre, con el consiguiente recorte de la atención a los hijos. Además, la semana laboral media de un padre es 4 horas más larga que la del casado que no tiene hijos.

Del estudio se desprende que los padres siguen trabajando en jornada completa, mientras que las madres prefieren retrasar el trabajo fuera de casa o un empleo de dedicación parcial mientras los hijos son pequeños. De ahí que, según el informe, cada vez más mujeres trabajen en lugares que garantizan las ayudas por maternidad y siguen prácticas favorables a las trabajadoras con responsabilidades familiares.

La introducción de los permisos de maternidad en la legislación laboral ha facilitado que dos de cada tres madres vuelvan a su trabajo después de dar a luz (en general, al cabo de 11 meses), y la proporción sigue aumentando.

Aunque, por lo general, los padres siguen trabajando muchas horas fuera de casa y reducen la atención a la familia, el estudio destaca que “existe un creciente interés por parte de los padres en reducir su horario laboral cuando nace un hijo”.

El estudio también señala que en el 60% de las familias trabajan ambos cónyuges, y que sólo el 43% de la familias monoparentales tienen empleo.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares