Gran Bretaña: una prueba prenatal podría causar malformaciones

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La biopsia de trofoblasto, un método de diagnóstico prenatal practicado desde 1985, puede provocar malformaciones en el feto, según revelaciones publicadas en Gran Bretaña. Varias decenas de niños británicos y centenares en todo el mundo nacieron sin manos, pies o lengua, tras hacerse sus madres esta prueba para cerciorarse de que los hijos no estaban afectados del síndrome de Down.

La biopsia de trofoblasto -extracción y análisis de una muestra de las vellosidades coriónicas- permite, mediante el análisis del ADN, predecir con bastante certeza las anomalías genéticas. Esta prueba se ha practicado a unas 30.000 mujeres británicas, casi todas mayores de 35 años. Suele realizarse en las primeras semanas del embarazo, antes que otras pruebas prenatales, como la amniocentesis, lo que da más facilidades para abortar.

La sospecha de que esta biopsia puede provocar malformaciones comenzó en 1989, pero no trascendió el entorno de los expertos. Este mes, una serie de artículos del Sunday Times la ha sacado a la luz pública.

El caso ha dividido a la profesión médica. Algunos expertos en ginecología y obstetricia, como el profesor Charles Rodeck, del University College de Londres, afirman que la prueba provoca malformaciones en varios miembros del cuerpo y en el cerebro. Pero otros especialistas aseguran que la proporción de nacimientos de niños con taras permanece casi uniforme, con independencia de las pruebas prenatales; según esto, casi todos los niños ahora afectados son parte de los aproximadamente 6 de cada diez mil que nacen con este tipo de anomalías.

Todos los especialistas reconocen que el riesgo de malformaciones es anormalmente elevado cuando la biopsia de trofoblasto se practica antes de la décima semana. Una comisión oficial formada a raíz de las revelaciones ha recomendado realizar investigaciones para verificar la posible relación entre la prueba prenatal y las malformaciones.

Por otra parte, un extraño síndrome que afecta a uno de cada 175.000 niños de Oxford ha sido descubierto en cuatro hijos de un grupo de 289 madres que se sometieron a la biopsia de trofoblasto entre la octava y la novena semana y media de embarazo. Los niños presentan malformaciones en la cara y en otras partes del cuerpo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares