Gran Bretaña: propuesta la reforma de la ley del divorcio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 3s.

Un Libro Blanco encargado por el gobierno británico propone que las parejas que quieran divorciarse tengan que esperar un año y recibir el consejo de expertos con vistas a la posible reconciliación. Los consejeros procurarán evitar la separación, o al menos solucionar los problemas referidos a la custodia de los hijos y al dinero.

Los nuevos requisitos reemplazarían los cinco casos ahora posibles para lograr el divorcio: adulterio; comportamiento irrazonable; abandono del hogar por al menos dos años; separación de al menos dos años por mutuo acuerdo; y separación durante al menos cinco años, cuando un cónyuge no quiere el divorcio.

Por una parte, esta medida aceleraría el divorcio en algunos casos, por lo que algunos la han criticado. Pero también terminaría con la modalidad del divorcio rápido (en seis meses, o incluso tres, por adulterio o comportamiento irrazonable), al que se acogen tres cuartas partes de los matrimonios que se divorcian actualmente en el país. Los divorcios tras dos o cinco años de separación son una cuarta parte del total.

En Gran Bretaña, el número divorcios ha pasado de 6.092 en 1938 a 45.306 en 1968 y a 154.873 el año pasado.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares