Estados Unidos: sentencias fijan el régimen de visitas entre abuelos y nietos

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 47s.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos no ha aceptado la demanda de un padre contra el régimen de visitas de su hijo a la abuela, impuesto por el Tribunal Supremo de Pensilvania.

La controversia surgió después de la muerte de la mujer de Shane Fausey, hija de Cheryl Hiller. Hiller se había encargado de cuidar al nieto durante la enfermedad de su hija, pero después de morir esta, su yerno no permitió que las visitas a la abuela fueran tan frecuentes. La abuela le demandó y el Tribunal Supremo de Pensilvania fijó las visitas en un fin de semana al mes, haciendo noche en casa de la abuela, y una semana durante las vacaciones estivales.

Este tipo de litigios se han hecho frecuentes en Estados Unidos después de un divorcio. Cada estado tiene leyes diferentes y no siempre los jueces están de acuerdo en qué criterio debe prevalecer: si el interés del menor o si la decisión paterna provoca un daño al hijo. Por el momento, en doce estados se sigue el primero y en trece, el segundo.

En el caso de Pensilvania, la decisión se tomó con arreglo al interés del menor. Sin embargo, el abogado de Fausey acudió al Tribunal Supremo de Estados Unidos porque considera que los derechos constitucionales de un padre de familia le permiten conservar la capacidad de tomar una decisión en la intimidad familiar, sin que un juzgado tenga que intervenir. En otro caso, no se le está permitiendo determinar el nivel apropiado de contacto entre su hijo y su suegra. En un caso de divorcio, continúa el abogado, está claro que debe prevalecer el criterio del interés del menor; pero en este, simplemente hay un choque entre el derecho constitucional de un padre a educar a su hijo y una abuela a la que no le gusta ese derecho.

En cualquier caso, el rechazo de la demanda por parte del Tribunal Supremo de Estados Unidos significa que deja en manos de los tribunales y las leyes de cada estado este tipo de régimen de visitas.

ACEPRENSA