El gasto por hijos es mayor cuando son pequeños

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

El Departamento de Alimentación y Agricultura de Manitoba (Canadá) estima todos los años el coste de la vida para los habitantes de la provincia (www.gov.mb.ca/agriculture/homeec/). Entre sus cálculos incluye el de los gastos que ocasionan los hijos, dato revelador sobre las necesidades económicas de las familias. Se comprueba que los hijos menores de 12 años son los que mayor esfuerzo económico exigen a las familias.

Así se ve en las tablas de los distintos gastos por hijo o hija, según la edad. Como las familias gastan en los hijos -y en los demás conceptos- en proporción directa a sus ingresos, no se tienen en cuenta más que los gastos “imprescindibles”: comida, ropa, atención médica…, y no, por ejemplo, la compra de un ordenador.

En total, criar un hijo hasta que se hace mayor de edad supone, por término medio, en torno a 155.000 dólares canadienses (113.400 euros), a precios actuales (un poco más de esa suma en el caso de un varón y un poco menos en el de una niña). Esta cantidad es la media por un hijo: con dos o más, el gasto no aumenta en la misma medida, pues el segundo y posteriores hijos reutilizan muchos artículos duraderos comprados para el primero.

Pero más significativos que los números absolutos son las proporciones que representan los gastos en los hijos según los distintos conceptos y edades, o en relación con el presupuesto familiar total. Lo primero que salta a la vista es que el cuidado de los niños pequeños (guardería o niñera) es el capítulo principal: supone el 35% del gasto total hasta los 18 años, pese a que se considera igual a cero a partir de los 12. Los siguientes conceptos son: accesorios, mobiliario y mantenimiento de la casa (23%); alimentos (16% para los chicos y 14,1% para las chicas); ropa (10,5% para las chicas y 9,4% para los chicos); ocio, regalos y material escolar (10%). Los demás capítulos (transporte, gastos médicos…) no llegan al 3% cada uno. No figura el colegio, ya que la enseñanza obligatoria es gratuita.

La anterior distribución indica que las familias con niños menores de 12 años son las que tienen que gastar más en los hijos. Lo cual viene confirmado por la tabulación según las edades. La edad más “cara” es 1 año: en torno a 10.000 dólares por hijo; la más “barata”, los 12 años (unos 6.200 dólares), justo cuando desaparecen los gastos de guarda de niños y antes de que suban los de ropa, ocio y alimentos. Si se dividen los 18 años en tercios, el primero (0-6 años) supone el 36,5% del gasto total en el hijo; el segundo (6-12 años), el 33%, y el tercero (12-18 años), el 29,5%. La principal razón es la ya dicha: hasta los 12 años, el mayor gasto, con gran diferencia, es el de guardería o similar (54% del total en el periodo).

De este modo, las familias con hijos pequeños tienen que dedicar a los niños una parte mayor del presupuesto. Así se puede ver comparando dos tipos de familia de cuatro miembros en que padre y madre trabajan: una, con hijos de 15 y 13 años; otra, con hijos de 6 y 3 años. En la primera, los gastos correspondientes a los hijos representan en torno al 25% del total; en la segunda son alrededor del 35%.

Naturalmente, todos estos números son solo estimaciones. Pero indican que las políticas familiares han de concentrar las medidas de apoyo económico en los primeros años de vida de los hijos.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares