Conciliar trabajo y familia: los nórdicos lo tienen más fácil

Las prácticas más eficaces para conciliar trabajo y vida de familia dentro del área de la OCDE se dan en los países nórdicos, sobre todo Dinamarca e Islandia. Obtienen también buenos resultados Finlandia, Francia, Noruega y Suecia. Las dificultades para armonizar trabajo y familia en España se notan en un índice de fecundidad bajo y en una tasa de empleo de las mujeres ligeramente por debajo de la media. Estas conclusiones se desprenden de un nuevo informe de la OCDE, titulado Bebés y empleadores. Cómo reconciliar trabajo y familia, que acaba de ser publicado.

El informe analiza los datos de 30 países de la OCDE respecto a las políticas en materia fiscal y de prestaciones, sistemas de permiso parental, custodia de niños, posibilidad de trabajo a tiempo parcial y horarios flexibles. Luego confronta las conclusiones con algunos indicadores claves, como la tasa de fecundidad, la actividad laboral femenina, la pobreza infantil, las diferencias salariales entre hombres y mujeres, y la tasa de participación en la enseñanza preescolar.

Los datos comparativos muestran que algunos países logran conciliar una natalidad más alta con una tasa de actividad femenina elevada (Islandia, Dinamarca, Suecia, EE.UU., Nueva Zelanda, Francia, Finlandia), mientras que otros (Alemania, Italia o España) están bajos en ambos. Lo cual demuestra que el trabajo femenino no es el único factor que influye en la natalidad, pues ésta se encuentra también condicionada por los modos de custodia de los niños, las prestaciones familiares y los horarios laborales.

Las recomendaciones del informe van dirigidas sobre todo a favorecer que los dos padres trabajen fuera de casa. Por eso se manifiesta reticente a dar ayudas a las madres que se quedan en casa para cuidar de sus hijos.

Las facilidades para la custodia de los hijos son cruciales para que los padres, sobre todo las madres, con niños pequeños puedan seguir trabajando. Como media, las tres cuartas partes de los niños de 3-5 años participan en la enseñanza preescolar, mientras que solo un cuarto de los menores de 2 años van a la guardería.

El informe mantiene que el gasto público para la custodia de niños fuera del horario escolar es una medida relativamente poco onerosa que puede influir mucho para que ambos padres trabajen.

Respecto al permiso parental, asegura que es más eficaz cuando es corto -de cuatro a seis meses- pero bien remunerado. Para favorecer la igualdad, recomienda que una parte del permiso se reparta entre los dos padres.

En cuanto a las prácticas laborales, subraya que el trabajo a tiempo parcial, los horarios flexibles y la posibilidad de tomar permiso para atender a un hijo enfermo pueden ser decisivos para los padres que intentan conciliar trabajo y vida de familia.

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares