Canadá: las mujeres salen perdiendo con el divorcio

Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on email
Share on print
Share on twitter
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Duración lectura: 1m. 7s.

Es claro que el divorcio provoca desajustes económicos. En Canadá, un estudio realizado por el economista Ross Finnie, de la Universidad Laval, concluye que, tras el divorcio, los ingresos familiares, una vez deducidos los impuestos, disminuyen alrededor del 50% para las mujeres y un 25% para los hombres. Como las mujeres se hacen normalmente cargo de los hijos, su pérdida de bienestar material se valora en el 40%, mientras que el divorcio implica para los hombres una ligera mejoría económica.

Este análisis, el primero que compara en Canadá la situaciones económicas de un matrimonio antes y después de su ruptura, se ha elaborado a partir de las declaraciones federales de impuestos de 2.800 hombres y 3.075 mujeres que se divorciaron entre 1982 y 1986.

El autor del estudio propone realizar una revisión del sistema de pensiones alimentarias. “El escaso apoyo financiero de las pensiones es una de las causas principales de desigualdad”, asegura. Pero la baja pensión alimentaria no es el único problema. Debe añadirse que muchos divorciados no pagan las pensiones acordadas. Según el análisis de una comisión sobre fiscalidad establecida por el gobierno de Ontario, cerca del 75% de los divorciados -hombres, en la gran mayoría de los casos- no cumplieron en 1991 lo prescrito, retrasando el pago de la pensión a las mujeres o no efectuándolo.

newsletter
cabecera_aceprensa

Reciba semanalmente por correo electrónico nuestros titulares