Samuel Gregg

19.Sep.2007
Gregg resalta la influencia del utilitarismo en ese emotivismo moral que triunfa en nuestras sociedades posmodernas. Sin embargo, sale al paso de un utilitarismo que, a base de predicar la eficacia, cae en el relativismo y llega a creer que no existen el bien y el mal si se actúa libremente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Para aceptar las cookies pulse el botón de aceptación. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.