Roberto Vecchioni

6.Feb.2008
El librero de Selinunte es una fábula amable, bien intencionada, poética y reflexiva sobre el valor de los libros y de las personas que los dan a conocer. Un canto a la necesidad de las palabras para que el mundo sea real y humano.