Rafael Jordana Butticaz
Para que la biología explique los seres vivos y la evolución, tiene que salir de los estrechos límites que le impone el naturalismo positivista, advierte el autor.

Contenido exclusivo para suscriptores de Aceprensa

Estás intentando acceder a una funcionalidad premium.

Si ya eres suscriptor conéctate a tu cuenta. Si aún no lo eres, disfruta de esta y otras ventajas suscribiéndote a Aceprensa.