Michele Serra

21.Ago.2014
El narrador se dirige a su hijo de 18 años para mostrarle la exasperación que le causa su comportamiento desordenado, descuidado; todo “un perfeccionista de la negligencia”.