Mamen Sánchez

11.May.2010
La autora recurre a las técnicas del folletín melodramático más decimonónico para mantener la intriga y el interés de una novela realista en su factura con algunas gotas de lirismo.