Ángel Crespo

30.Oct.2009
En esta obra se aprecia el buen conocimiento de la ciudad del Tajo y de la cultura portuguesa del autor, quien busca el alma lusa también en los mitos, símbolos, misterios y leyendas.